Food News Latam - DHA dietético influye en el desarrollo del sistema nervioso

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

DHA dietético influye en el desarrollo del sistema nervioso

Europa Ingredientes

Las grasas son componentes esenciales de la leche materna. Además de aportar energía al lactante, son cruciales para el crecimiento y el desarrollo. Algunos ácidos grasos, componentes clave de las grasas dietéticas, desempeñan una función primordial en el desarrollo del niño, incluso en cantidades muy pequeñas. El etiquetado europeo de fórmulas infantiles incluye actualmente una declaración de estas grasas como ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (PI-CL). 

La leche materna se considera el "estándar de oro nutricional" de la alimentación de los lactantes durante los primeros meses de vida y tiene un contenido en grasas relativamente alto. La grasa representa alrededor de la mitad de la energía de la leche materna. Los nutrientes semiesenciales pueden convertirse en esenciales si se cumplen determinadas condiciones relacionadas con el desarrollo o la enfermedad. Las concentraciones de DHA y AA en la leche materna representan respectivamente el 0,3% y el 0,5% de las grasas totales. La leche materna humana incluye asimismo ácidos grasos de cadena larga que también se encuentran en la leche de los rumiantes, como el ácido vaccénico (0,4%) y el ácido nervónico (0,05%).

La evidencia científica demuestra que el DHA dietético influye en el desarrollo del sistema nervioso central debido a la limitada capacidad del cuerpo para producirlo. El DHA se incorpora en niveles altos a la materia gris y la sustancia blanca del cerebro, así como a los conos y bastones de la retina del ojo durante el crecimiento, especialmente durante el último trimestre del embarazo y los dos primeros años de vida, por lo que resulta esencial para el desarrollo normal del cerebro. 

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés) recomienda a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia un consumo adicional diario de 100-200 mg de DHA, además de las 2 raciones semanales de alimentos marinos (pescado y moluscos). Algunos alimentos, como el pan, los aderezos, los productos cárnicos y los huevos, y algunos suplementos pueden ser enriquecidos con estos ácidos grasos omega-3. La ingesta recomendada es de 100 mg de DHA diarios para los niños de 6 a 24 meses y de 250 mg de DHA diarios para los niños de 2 a 18 años12.

A lo largo de los años se han destinado muchos esfuerzos para asemejar las fórmulas infantiles a la leche materna. Aunque la lactancia materna exclusiva es la mejor opción para los lactantes durante los seis primeros meses de vida, no siempre se puede seguir esta recomendación y dependemos de las fórmulas infantiles. Por consiguiente, un dictamen reciente de la EFSA sugiere que se debería añadir DHA a las fórmulas infantiles y a los preparados de continuación (que se pueden utilizar junto con la alimentación complementaria), y que los niños que se alimentan con fórmulas infantiles deberían recibir cantidades de DHA similares a los niños alimentados únicamente con lactancia materna. 

La FAO/OMS estipula que la necesidad de AA y DHA para la salud y el desarrollo cerebral es de (0,2%-0,3% de la energía o 0,4%-0,6% de los ácidos grasos para las fórmulas infantiles de 0 a 6 meses). Hay peticiones para aumentar la investigación en este ámbito y probar las fórmulas infantiles sin AA añadidos a fin de confirmar su idoneidad e inocuidad.

Pese a la necesidad de continuar investigando para esclarecer el vínculo entre las ingestas dietéticas de ácidos grasos semiesenciales y el desarrollo neurológico, está claro que estos ácidos grasos desempeñan un papel clave en el cuerpo humano. 

 

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN

PAN  z CON  

Nuevos Productos

 

Hawkins logo
Logo Wacker
Krones Logo   Varioline
Nutralys logo PP  Proteína vegetal..
   Roha Logo  Colores
doehler logo   Ingredientes naturales
Logo  Uptaia
Sartorius logo
    Peptan

    Logo IPI

|