Food News Latam - Café orgánico, un renglón económico con mucho futuro

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Café orgánico, un renglón económico con mucho futuro

Colombia

Según las docentes Lucía Eufemia Meneses Lucumí y Claudia Mosquera Rosero Labbé, investigadoras del Laboratorio de Paz Territorial que impulsa en esta región la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede de La Paz, el objetivo de este espacio es aportar a la construcción de nación y paz sostenible desde los territorios, y por eso recorrieron las zonas cafeteras buscando a los cultivadores de este producto, que se ha convertido en el sustento de muchas familias.

En su recorrido visitaron 19 municipios, entre los que se encuentran Pueblo Bello, Agustín Codazzi, Aguachica, Valledupar, La Paz y La Jagua de Ibirico, los cuales tienen los índices más altos de producción. Los aliados principales de los cafeteros son el clima propicio, la tierra fértil y la gran dedicación que le han puesto para lograr plantaciones tecnificadas y de gran productividad.

Una de las caficultoras entrevistada fue Aurora Izquierdo, lideresa indígena de Pueblo Bello, quien fundó hace 26 años el proyecto Café Anei, que ha permitido la comercialización del café orgánico a través del comercio justo, y también ha logrado la unión de campesinos e indígenas, tanto de la Sierra Nevada de Santa Marta como de la Serranía del Perijá.

Quienes participan en la iniciativa cuentan con clientes fijos, uno de los cuales está en Nueva Zelanda, y también exportan a Alemania y Estados Unidos, entre otros países.

Igualmente entrevistaron a Elcida María Torres Torres, quien desde su finca en la vereda Los Palmitos apuesta por posicionar el café mejorando la calidad, consiguiendo que el producto de los cultivadores de la zona se venda con base en el factor de rendimiento para obtener un mejor precio. Además, lideró la conformación de la Asociación de Productora de Mujeres Cafeteras de Valledupar.

Café y ecoturismo
Además de ser uno de los renglones económicos más importantes de varios municipios cesarenses, la dinámica de la caficultura genera actividad turística, ya que los cultivos se han convertido en atractivo para visitantes, que llegan de otras regiones del país y de otros países.

Así logró entenderlo Hermes Murgas, cuya pasión es la Serranía del Perijá, donde tiene su emprendimiento “Murgas Ecoturismo”, que está en la vereda Guamal del corregimiento San Jacinto, en el municipio de Codazzi, donde hay unas 1.500 fincas cafeteras.

En su finca ofrece servicio de restaurante, piscina, hospedaje, caminatas, cabalgatas y tertulias cafeteras, y los visitantes pueden hacer senderismo y recorridos por los cultivos de café, por donde van conociendo todo el proceso y también la idiosincrasia del pueblo de Codazzi.

Según el caficultor, “se debe proclamar el Eje Cafetero del Caribe, con participación de los municipios cafeteros del Cesar y La Guajira”.

El recorrido de las profesoras incluyó la empresa caficultora de Jorge Luis Ramírez Reyes, en la cual participa toda su familia en la finca Los Peñones, ubicada en la vereda Canadá, del municipio de Manaure Balcón. Junto a su esposa e hijos realizan todo el proceso que incluye el cultivo del café, desde la selección de la semilla, la fertilización, la limpieza y la recogida, que es de las cosas que considera más satisfactorias, porque es cuando ven el fruto de todo el trabajo hecho.

En la vereda La Victoria de San Isidro o Sabana de Lomillo, una de las más productivas del municipio de La Jagua de Ibirico, Osman Trillos Jácome aplicó lo que se llama el policultivo y el método agroforestal, que se hace en combinación con la aplicación de prácticas de conservación del suelo. Él recibió capacitación de la Federación Nacional de Cafeteros y logró una gran funcionalidad, ya que junto al café pudo tener cultivos transitorios de guineo, maíz, plátano, yuca y maderables, que servían para la seguridad alimentaria.

También se conoció la historia del caficultor Miguel Ángel Robles Torres, indígena arhuaco residente en la comunidad de Curacatá, quien hoy forma parte de la Asociación de Productores Orgánicos de la Sierra Nevada (Asoprosin), en donde ha recibido capacitaciones sobre el proceso para sembrar el café orgánico, cómo se abona, cómo se debe tratar, lo que no se debe hacer, al igual que algunos incentivos que le han permitido salir adelante con su cultivo.

Como ellos son muchos los caficultores que forman parte de esta actividad económica, de la cual vive gran parte de la población del Cesar, directa e indirectamente, porque no participan solo las familias productoras, sino también recolectores que llegan de otras regiones en época de cosecha.

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN 

PAN z CON  

Nuevos Productos

 

  Logo Sweegen
           doehler logo
    Logo Synergy    Plant-based
    Exberry logo PP
         Logo Tomra
           Beneo logo
Oterra
Logo Corbion new
   Logo BC30  Logo Wellmune
   Rousselot Peptan
|