Food News Latam - Transporte suave y seguro de materiales delicados

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Transporte suave y seguro de materiales delicados

Procesos / Envases

En cada paso del procesamiento de alimentos, desde la recepción de las materias primas hasta el empaque, los objetivos críticos son evitar el ingreso de materias extrañas en el flujo del proceso, conservar la higiene y mantener al sistema libre de alérgenos.

Como tales, muchos elaboradores de alimentos están reconsiderando el uso de sistemas de transporte “abiertos”, como los elevadores de cangilones y los transportadores de banda plana. En lugar de utilizar estos sistemas abiertos, se están empezando a utilizar sistemas cerrados diseñados para prevenir la exposición a las condiciones ambientales y una posible contaminación.

Desde la promulgación de la Ley de Modernización de la Seguridad Alimentaria de la FDA en 2011, se presentaron órdenes estrictas para el seguimiento y rastreo de los productos, por lo que la importancia de prevenir la contaminación del producto solamente ha aumentado. Asimismo, los consumidores también exigen una mayor seguridad.

Mike Judy, un representante de ventas independiente de la industria alimentaria e instalador de sistemas de transporte, dice, “Ahora que hay más normativas, el enfoque principal de los elaboradores de alimentos está en prevenir la contaminación y reducir los requisitos de limpieza”.

En la producción de alimentos, las transiciones en la línea se han convertido en un tema central tanto en relación con la limpieza como con la velocidad de transición, y esto se debe a que las compañías cada vez tienen en funcionamiento más líneas con productos diferentes en un solo turno o día. A pesar de estos cambios, se espera que las plantas de procesamiento mantengan sus operaciones a niveles rigurosos de salubridad y libres de alérgenos.

“Con márgenes más pequeños, las compañías de alimentos están produciendo una gama más amplia de productos, lo que se traduce en más transiciones de producto y una mayor atención a la limpieza efectiva de los equipos de producción”, dice Judy.

Para el resultado final de los elaboradores de alimentos, la capacidad que los equipos de transporte tengan de reducir cualquier daño potencial al producto también es importante para poder optimizar la calidad y las ganancias.

Por lo tanto, para garantizar el transporte seguro y limpio con una degradación mínima del producto incluso para materiales delicados, un número creciente de elaboradores de alimentos está recurriendo a sistemas cerrados como, por ejemplo, los transportadores tubulares de arrastre que ayudan a prevenir la contaminación y facilitan significativamente, o incluso automatizan, la limpieza.

Las desventajas de los sistemas de transporte abiertos

Tradicionalmente, los elevadores de cangilones y los transportadores de banda plana han sido los sistemas predominantes en el transporte de productos alimenticios. Sin embargo, los sistemas abiertos de esta índole tienen desventajas sustanciales en cuanto a la posibilidad de contaminación y la facilidad de limpieza. 

Los elevadores de cangilones utilizan una línea continua de cangilones que pueden estar unidos entre sí por medio de una correa de goma o unidos por pasadores a dos cadenas sin fin que corren sobre orugas y son accionadas por ruedas dentadas. A medida que los cangilones van pasando, la fuerza centrífuga saca a los alimentos que se transportan fuera de los cangilones hacia una boca de descarga. Este tipo de transportador maneja los productos alimenticios con cuidado, pero los expone a una posible contaminación proveniente del entorno circundante.

Los transportadores de banda plana tienen el mismo problema, por lo que algunos vienen cubiertos. Desafortunadamente, los cobertores pueden acumular residuos y deben retirarse y limpiarse entre corridas, una tarea tediosa y que requiere mucho tiempo. 

Los transportadores abiertos también permiten que el producto absorba humedad (si es higroscópico). Dado que muchas instalaciones de procesamiento de alimentos no tienen control climático, esta posibilidad es muy real. Dicha absorción de humedad puede hacer que el producto se expanda o se apelmace, lo que no solo puede degradar la calidad, sino que también puede dificultar la limpieza del transportador.

A diferencia de los sistemas abiertos, los sistemas de transportadores cerrados son efectivos para sellar el producto del entorno exterior y prevenir cualquier posible contaminación que provenga de él.

Aunque son varios los tipos de sistemas cerrados que existen, los transportadores tubulares de arrastre por cable son un ejemplo popular del transporte de alimentos de alto valor propensos a romperse o desmigajarse. Estos sistemas transportan al producto con suavidad a través de un tubo sellado, utilizando un cable de arrastre de acero inoxidable flexible y revestido que se tira en bucle. Los discos circulares sólidos (flights) están unidos al cable y empujan el producto a través del tubo sin usar aire. El cable revestido asegura que no se acumulen residuos dentro de los hilos del cable gracias a que el cable está totalmente sellado.

La naturaleza cerrada de los sistemas de arrastre tubulares garantiza que no se escape polvo, lo que podría dar lugar a una capa de polvo insalubre y potencialmente peligrosa en el piso o en el equipo de procesamiento. Como resultado, se tiene un entorno de trabajo más seguro, limpio y sin polvo. Asimismo, si el producto viene en forma de polvo, se reduce el riesgo de que haya explosiones de polvo.

“Los sistemas cerrados de transporte tubular de arrastre por cable, como los transportadores de Cablevey Conveyors, se han vuelto populares porque, una vez que está en el tubo, el producto no se puede contaminar. Eso es fundamental para muchos productos alimenticios en la actualidad”, dice Judy. 

Cablevey Conveyors es una compañía de transportadores mecánicos premium para el movimiento de materiales especiales con sede en Oskaloosa, Iowa, que ha diseñado, hecho la ingeniería y dado servicio a sistemas cerrados de transportadores tubulares de cable y de discos de arrastre durante casi 50 años, y que se encuentra en más de 66 países.

En la industria alimentaria, los transportadores se utilizan para productos como frutos secos, cereales, snacks, frijoles, semillas y café. Los sistemas pueden transportar hasta 2000 pies cúbicos por hora de trozos, escamas, pellets, láminas, migajas, gránulos, pelusas, triturados, pedazos, grumos y polvos con numerosas disposiciones utilizando múltiples entradas y salidas.
Cada vez más, los elaboradores de alimentos esperan que los sistemas de transporte estén diseñados para facilitar la limpieza además de evitar la contaminación externa.
En este sentido, los elevadores de cangilones son particularmente difíciles de limpiar en la preparación para las transiciones en la línea de producción. Para limpiar estos elevadores, cada cangilón debe retirarse y limpiarse por dentro y por fuera para eliminar los residuos acumulados.

Cada minuto que se dedica a desmontar un sistema de transporte para limpiarlo le resta tiempo valioso a la producción. Sin embargo, si estos sistemas no se limpian adecuadamente, el producto alimenticio que transporta deberá ser desechado por contaminación, lo que equivale a una pérdida de ganancia. O peor aún, los consumidores podrían salir perjudicados, lo que traería como consecuencia tener que hacer retiradas costosas, que la marca y su reputación sufran daños, o incluso tener que enfrentar posibles litigios y cubrir responsabilidades legales. 

Con respecto a la limpieza, los transportadores cerrados también tienen sus pros y contras. Los transportadores neumáticos son sistemas cerrados populares, pero su limpieza puede llevar mucho tiempo. Para transportar el producto, en estos sistemas se usa aire a alta presión, el cual puede ocasionar una rotura excesiva de los materiales que se golpean a lo largo de su recorrido por las tuberías verticales y horizontales, los giros y los barridos. 

“Cuando se tiene en cuenta la limpieza, los sistemas cerrados de transporte tubular de arrastre por cable son en realidad menos costosos de poseer y operar que los equipos neumáticos”, dice Judy.

Con respecto al mantenimiento de la limpieza, los sistemas de transporte tubular de arrastre por cable también ofrecen más opciones para la limpieza seca y húmeda del transportador tubular. Estas opciones de limpieza incluyen a las cajas de cepillos, los limpiadores de uretano, las cuchillas de aire, los rodillos de esponja, los rodillos de cepillo y la limpieza en húmedo en varios pasos y esencialmente automatizada Clean-In-Place (CIP). 

“En comparación con los transportadores neumáticos, los sistemas de transporte tubular de arrastre por cable también reducen la rotura del producto y usan menos caballos de fuerza, lo que equivale a un menor uso de electricidad y menos ruido”, agrega Judy.

La limpieza también es una consideración clave al seleccionar entre transportadores tubulares de arrastre por cable y arrastre por cadena, que entran en contacto con los alimentos durante la operación. Los transportadores tubulares de arrastre por cadena tienen más superficie y puntos de conexión donde se pueden acumular residuos en comparación con un cable revestido, que tiene el 20% de superficie.

“Una vez que se instala un sistema de transporte tubular de arrastre por cable, la limpieza y el mantenimiento necesarios se reducen drásticamente”, dice Judy. Él cita el ejemplo de una instalación de procesamiento de alimentos en la que se instaló un sistema de transporte tubular de arrastre por cable de Cablevey. “Lo que antes requería alrededor de 14 horas hombre de limpieza [con un sistema anterior diferente] se logró en dos horas”, dice. 

Otra ventaja importante de los transportadores tubulares cerrados de arrastre por cable es la minimización de la rotura del producto. Según Judy, los sistemas de transporte tradicionales pueden dañar hasta un 10% del producto, pero los transportadores tubulares de arrastre por cable reducen drásticamente estos daños. En un caso, un fabricante canadiense de papas fritas pudo reducir una rotura del 10% a menos de un 3%, un objetivo que fue garantizado por el proveedor del sistema de transporta tubular de arrastre por cable. 

Aunque existen muchas opciones de transporte para el procesamiento de alimentos, pocas ofrecen la misma capacidad de prevenir la contaminación y facilitar la limpieza que tienen los sistemas cerrados de transportadores tubulares de arrastre por cable a la vez que minimizan la degradación del producto. Esta combinación de atributos, junto con los bajos requisitos de energía y la flexibilidad de diseño, hacen que para los profesionales de la industria alimenticia que buscan una ventaja competitiva valga la pena investigar sobre estos tipos de transportadores. 


Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN 

PAN z CON  

Nuevos Productos

 

BetaVia
     Exberry logo PP
  image002Beneo logo
   Logo BC30Logo Wellmune
   Rousselot Peptan
     Agropur Logo
Logo Tomra
|