Food News Latam - Consumidores argentinos muestran signos de cambio en la forma en la que compran y consumen alimentos

 

facebook  Twiter  In Instagram logo Youtube

Consumidores argentinos muestran signos de cambio en la forma en la que compran y consumen alimentos

Ingredientes Argentina

Los hábitos de compra se modifican de manera pronunciada para encontrar soluciones más accesibles y sostenibles. Los cambios de hábito en relación al consumo de alimentos responden a diversas causas que pueden establecerse desde nuevas tendencias y un mayor acceso a la información hasta motivos económicos.

Algunas de estas modificaciones en el acceso de los consumidores a los alimentos ya estaban en evolución antes de la irrupción de la pandemia aunque varios de ellos se consolidaron después del coronavirus, tanto en Argentina como en el mundo. Consultado sobre esto, el Lic. Jorge Comesaña, del Parque Científico y Tecnológico de la Facultad de Agronomía de la UBA (PCyT-FAUBA), que conforma el Sistema MITA, afirmó que conviven en el mundo varias tendencias simultáneas. Entre ellas, se destacan estas tres:

1) Existencia de una preocupación creciente por la calidad e inocuidad de los alimentos que se consumen, acompañada de una búsqueda más exhaustiva de opciones consideradas más saludables o con beneficios nutricionales.

2) Existencia de una mayor conciencia y preocupación sobre la sustentabilidad de las formas de producción, ya sea con relación a los productos que se consumen, su huella de carbono, el tipo de materiales de embalaje empleados y su relación con el cuidado del medioambiente y el empleo de agua, entre otras.

3) Se registran cambios en la forma en la que las personas compran sus alimentos. Estos se ven reflejados en un incremento de las compras online y en un mayor localismo de las compras. Deben sumarse los efectos de la crisis derivada del contexto internacional que han producido, prácticamente en todo el mundo, un aceleramiento de las tasas de inflación y una escalada de los precios de los alimentos.

Un estudio reciente realizado en España por el Barómetro de AINIA revela que 3 de cada 4 consumidores han modificado sus patrones de consumo y adoptado estrategias para enfrentar la crisis. Estas tendencias emergentes ejemplifican cómo los consumidores buscan hacer frente a la situación actual y encontrar soluciones más accesibles y sostenibles.

Cambio de prioridades: precios más bajos y consumo responsable

El estudio mencionado indicó que los precios se han vuelto una preocupación primordial para los consumidores españoles. Un 76 % de ellos afirma haber aumentado su gasto en alimentación en el último año. La atención a las ofertas y descuentos, así como la reducción de los gastos innecesarios, se ha convertido en prácticas comunes.

Además, según AINIA, se ha observado un incremento del 10 % en el número de consumidores que considera haber gastado más en comparación con el año anterior. Sin embargo, a pesar de estos cambios, la composición de la canasta de compras de los consumidores españoles no ha variado significativamente.

Los productos frescos siguen liderando las preferencias y representan el 49 % en promedio, aunque algunos consumidores afectados por el aumento de precios han sustituido los productos frescos por opciones envasadas.

Los cambios mencionados tuvieron lugar en un país cuyo PBI per cápita es alrededor de 3 veces mayor al argentino y donde la tasa de inflación registrada es de un dígito anual contra cerca del 150 % de la Argentina.

“Es bien conocido que la composición del gasto, relacionada fuertemente con los ingresos de la población, afecta fuertemente las decisiones de compra de los consumidores. En países como Alemania y los EE. UU., los consumidores gastaron en 2019 entre el 7 % y el 10 % aproximadamente del total de sus gastos.

En la Argentina, en la misma época, ese gasto representó alrededor del 25 %. Imagino que la situación en el 2023 hará que ese porcentaje sea aún mayor para una gran parte de nuestra población. Imagino que el porcentaje de la población que ha realizado cambios en sus patrones de consumo de alimentos, debido a la escalada de los precios de estos, es muy alto”, agrega Comesaña.

“A esto debe agregarse la implementación de la nueva ley de promoción de la alimentación saludable, con la implementación de octógonos de advertencia en aquellos casos en los que algunos nutrientes, como el sodio, las grasas, los azúcares agregados o las calorías de un producto, superan ciertos valores. Esto, sin duda, es un factor adicional al cambio de hábitos de compra y consumo de alimentos en la Argentina”, señaló el entrevistado.

Supermercados y compras online: los canales preferidos
En la Argentina, los supermercados continúan siendo el principal punto de compra para una gran mayoría de los consumidores a la hora de adquirir alimentos y bebidas. La cercanía, la relación calidad-precio, la facilidad para encontrar lo que buscan y la experiencia de compra en persona son los factores clave que influyen en esta elección.

No obstante, las compras en línea también están en crecimiento, con una gran cantidad de consumidores realizando compras a través de este canal, ya sea de forma habitual o esporádica. La comodidad, la ausencia de filas y la facilidad para encontrar ofertas son algunos de los principales motivos para aquellos que optan por las compras en línea.

La proximidad del establecimiento también será un factor fundamental que definirá cómo se desea realizar la compra.

El auge de la proteína vegetal

Todos los estudios de tendencias revelan un creciente interés por la proteína vegetal entre los consumidores de todo el mundo. La Argentina no es la excepción. Un porcentaje cada vez mayor de consumidores argentinos (el 53 % en España, de acuerdo con el estudio de AINIA) elige consumir regularmente, como fuente de proteínas, las de origen vegetal.

“Esta tendencia se refleja en el número de asistentes que se inscriben en cursos relacionados con la innovación y el desarrollo de alimentos, como sucede con los alimentos basados en plantas, que son parte de la oferta brindada por el PCyT-FAUBA (Sistema MITA).

Esto demuestra que los profesionales y las empresas que asisten a los cursos están viendo una importante evolución de este segmento de alimentos”, señala el Lic. Comesaña, quien también indica que, más allá del interés, “los factores económicos a los que se hizo referencia podrían influir marcadamente en la adopción de esta tendencia por un público más amplio”.

Compromiso con la sostenibilidad y el medioambiente

La preocupación por el medioambiente es una de las tendencias observables a nivel mundial. Cuestiones como la contaminación con plásticos, el reciclado, la generación de gases de efecto invernadero, el desperdicio de alimentos y el bienestar animal están dentro de las inquietudes más señaladas por los consumidores a nivel internacional. Un ejemplo de estas tendencias es visible en los envases.

Si bien a nivel mundial los consumidores valoran, en primer lugar, la capacidad del envase para conservar adecuadamente los alimentos, los aspectos relacionados con la sostenibilidad y el respeto al medioambiente, como la biodegradabilidad, la ecología y la posibilidad de reciclaje, pueden llegar a ser considerados más importantes que los aspectos prácticos.

Al respecto, el Lic. Comesaña señala: “El cómo se relacionan los consumidores argentinos con los valores de sustentabilidad y cuidado del medioambiente, en general, y con la sustentabilidad de los envases, en particular, está fuertemente influido por los factores económicos.

Por ejemplo, en este momento existen en nuestro país relativamente pocos envases realizados con polímeros biodegradables. Su costo y las dificultades para importar materiales son factores importantes, además de la necesidad de tener en cuenta la predisposición del público para realizar un gasto adicional, en épocas de crisis económica, con relación a un packaging sustentable”.

Conclusiones

La suba generalizada de precios, la crisis económica y la incertidumbre reinante, en conjunto con los factores y las tendencias que se mencionaron, están llevando, sin dudas, a cambios significativos en los hábitos de compra de los consumidores en nuestro país.

Estas tendencias reflejan la resiliencia y la capacidad de adaptación de los consumidores argentinos ante los desafíos económicos actuales, así como su compromiso con un estilo de vida más sostenible y consciente.

Para las empresas de alimentos, entender y responder a estas tendencias emergentes es fundamental para satisfacer las necesidades cambiantes de los consumidores en un contexto desafiante.

Suscribase Newsletter semanal food

Otras publicaciones

ING logo DAIRY  logo DRINK

-

_

Proveedores Destacados

 

NHU logo
Exberry logo PP
Beneo logo
kiwi enzyme logo

Logo Synergy

Plant-based

         Logo Tomra
    Rousselot Peptan
Oterra
Logo Corbion new
 Logo Sweegen
|