Food News Latam - Reducir el 25 % en fertilizaciones potásicas proporcionaría mayor productividad del cafe

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Reducir el 25 % en fertilizaciones potásicas proporcionaría mayor productividad del cafe

Colombia Agricultura

Reducir la aplicación de cloro en un 25 % en fertilizaciones potásicas proporcionaría mayor productividad y calidad en los granos de café, además de representar un ahorro en los costos de producción y disminuir el impacto contaminante del nitrógeno en los fertilizantes.


Así lo estableció el ingeniero agrónomo Jorge Luis Arteta, magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira, quien explica que, particularmente en Colombia, la mejor manera que encuentran los agricultores para corregir la acidez del suelo y suplir los requerimientos de nitrógeno, fósforo y potasio, entre otros elementos en sus cultivos, es con fertilizantes minerales, por encima de los químicos como el amonio (compuesto por amoniaco NH3) o la urea (amonio con dióxido de carbono).

En el caso de la producción de café, los cultivadores recurren a fertilizantes con cloruro de potasio por ser el más económico del mercado, pese a que contiene 45 % de cloro.

En el estudio, adelantado en la finca Lusitania de la vereda El Mesón, en el municipio de Garzón (Huila) con el apoyo de la empresa Yara Colombia, el magíster evaluó durante tres años el efecto de aplicar dichas dosis de cloro en aspectos como la absorción de nutrientes del grano después de floración hasta la cosecha, la productividad y calidad física, sensorial de la taza y la composición bioquímica de los granos verdes antes de ser tostados.

El investigador explica que el papel clave del potasio como fertilizante se relaciona con el metabolismo de las plantas, pues ayuda a mejorar la fotosíntesis, la función de las enzimas y el transporte de azúcar, proteínas y almidón.

“De ahí, las plantas de café arábico se sometieron a cinco tratamientos de reducción de cloruros mediante aplicaciones con cuatro repeticiones, así: el primero a 100 %, el segundo a 75 % de cloruros, el tercero a 50 %, el cuarto con 25 % de cloruro y uno sin aplicaciones”.

Las plantas desarrollaron todo su proceso de crecimiento, floración y cosecha; cuando los frutos estaban en óptimas condiciones para su recolección, se escogían algunos a medida que crecían para ver cómo absorbían los elementos según los tratamientos. “Recogimos primero a los 30 días, luego a los 60, después a los 90, y así sucesivamente hasta que el fruto estuvo maduro, que es entre 240 y 280 días”, explica el magíster.

Después de dos años, el investigador halló que al reducir el 25 % de aporte de cloruros en los programas de fertilización se obtuvo un mayor consumo de potasio, nitrógeno, calcio y magnesio –nutrientes importantes en el grano–, además de una mejor respuesta productiva. Específicamente aplicó 189 kg de potasio, 22 kg de azufre y 129 kg de cloruro, para reducir su uso en un 25 %.

“El café utiliza el cloruro como micronutriente, e incluso cuando no se aplica este elemento en los fertilizantes, la planta igual necesitaba absorberlo y concentrarlo en sus frutos”, el afirma tesista.

Señala además que al reducir esa cantidad de cloruro hubo mayor eficiencia de nitrógeno como macronutriente del café. “Si la planta aprovecha mejor el nitrógeno que se le aplique, el caficultor tendrá un ahorro monetario, para porque si él aplica solo 100 kg de nitrógeno, la planta de café será mucho más eficiente y contaminará mucho menos la atmósfera y el medioambiente”.

Por último, comprobó que el café arábico sigue siendo productivo, de calidad y origen suave –como se caracteriza el café colombiano– al absorber sus nutrientes en los diferentes tratamientos aplicados.

Producción cafetera
El magíster concluye que la producción caficultora debe tener en cuenta los tiempos específicos para aplicar los elementos o nutrientes que aportan al café, es decir que “no siempre necesita todos los nutrientes en las mismas dosis, con las mismas fuentes y en un solo momento. Por ejemplo, se requiere el calcio, pero en gran parte en la etapa de prefloración y los primeros 30 días; el magnesio se requiere a los 120 días, etc.”.

Según la Federación Nacional de Cafeteros, hasta julio de este año Colombia registró una producción de 1,2 millones de sacos de café. En cuanto a su exportación, la entidad reportó un crecimiento del 9 % (1,2 millones de sacos de 60 kg de café verde) frente al mismo periodo de 2020, lo que significa que recuperó un terreno perdido tanto por la pandemia de COVID-19 como por por los bloqueos nacionales.

Con 148.819 hectáreas –que aportan el 18,07 % de la producción nacional–, Huila es el primer productor de café arábico y estándar de Colombia, según la Federación.

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN 

PAN z CON  

Nuevos Productos

 

Logo Corbion new
CPKelco logo
Oterra
AllandRobert logo
            DSM Logo
             IAE
BetaVia
     Exberry logo PP
  image002  Beneo logo
   Logo BC30  Logo Wellmune
   Rousselot Peptan
Logo Tomra
|