Food News Latam - Automatizando la Refrigeración de Procesos para Eliminar los Problemas en los Filtros

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Automatizando la Refrigeración de Procesos para Eliminar los Problemas en los Filtros

Estados Unidos Procesos / Envases

Los filtros raspadores automáticos que filtran partículas microscópicas y detritus de gran tamaño, son capaces de resistir obstrucciones y la formación de incrustaciones. Esto minimiza la necesidad de hacer mantenimiento y aumenta la productividad.

Las plantas procesadoras de alimentos que dependen de agua para la refrigeración de procesos obtenida de fuentes naturales como ríos o lagos deben lidiar con los problemas ocasionados por partículas pequeñas (arena, sedimento, sólidos suspendidos) y residuos de mayor tamaño (vida acuática, basura, vegetación) que se deben remover para prevenir la formación de incrustaciones y el tiempo de inactividad. En sistemas de refrigeración de paso único, el agua circula a través de tubos, absorbiendo el calor del sistema, para seguidamente devolverla a su fuente original.

El problema es que la mayoría de filtros son incapaces de filtrar residuos de diversos tamaños, desde los más diminutos hasta los de mayor volumen. Si bien se puede hacer uso de múltiples filtros en secuencia para filtrar una gama de residuos de diversos tamaños, esto requiere de capital, equipo, espacio y mano de obra adicionales.

“Si una planta obtiene agua de una fuente natural para la refrigeración de procesos, esta debe filtrarse lo suficiente, pero la limpieza manual puede resultar excesiva luego de tormentas u olas de gran tamaño que provoquen grandes residuos en mayor volumen que deben removerse”, destacó Keith Williams, Ingeniero Profesional, Presidente de Lenexa, Associated Equipment Sales de Kansas, la cual representa a los fabricantes norteamericanos de equipos de calefacción, refrigeración e hidrónicos.

En respuesta a esto, la industria ha desarrollado filtros raspadores autolimpiantes, capaces de filtrar tanto partículas diminutas como residuos más grandes. Esto virtualmente elimina la necesidad de manutención manual, las obstrucciones en los equipos y la formación de incrustaciones posteriores, lo cual minimiza el tiempo de inactividad en la producción.

“Para las plantas que utilizan agua de refrigeración obtenida de fuentes naturales, por lo general les recomiendo que utilicen el filtro raspador autolimpiante de Acme Engineering, que está diseñado para remover partículas a escalas microscópicas, y sorprendentemente también permite el paso de residuos mayores. He visto que eso por lo general no es posible con equipos tradicionales”, indicó Williams.

El filtro raspador autolimpiante de Acme Engineering, un fabricante norteamericano de filtros autolimpiantes industriales, es un dispositivo motorizado diseñado para remover de forma continua sólidos suspendidos muy pequeños y muy grandes del agua de refrigeración. Un sistema totalmente automático controla una hojilla activada por resortes y un sistema de escobillas de limpieza.

Cuenta con cuatro escobillas capaces de rotar a una velocidad de 8 RPM, consiguiendo limpiar a 32 movimientos por minuto. Las escobillas logran entrar en las mallas de alambre, para así remover las partículas y sólidos incrustados. Este método permite a los filtros raspadores autolimpiantes resistir obstrucciones y la formación de incrustaciones cuando tienen que lidiar con sólidos de gran tamaño y una alta concentración de los mismos. Esto garantiza una limpieza completa y es muy efectivo contra la “bioincrustación” de material orgánico.

El purgado ocurre solo al final del ciclo de raspado intermitente, al abrirse una válvula por unos pocos segundos para remover los sólidos del colector. La pérdida de líquidos está muy por debajo del 1% del flujo total.

Según Williams, la canasta del filtro le permite evitar automáticamente partículas y residuos extremadamente grandes. “En mi experiencia, muy pocos fabricantes pueden dejar pasar partículas tan grandes y al mismo tiempo remover partículas tan diminutas”, destacó Williams.

“A diferencia de un filtro manual, no es necesario abrirlo y limpiarlo. Nadie tiene que remover los sólidos manualmente. Ya que es automático, básicamente es un tipo de sistema que no requiere supervisión, y eso te permite enfocarte en otro aspecto de tu planta”, añadió.

Según Williams, si bien el filtro automático puede ser utilizado para remover partículas y residuos de fuentes de aguas naturales para agua de refrigeración, también puede ser usado para filtrar productos líquidos y así obtener una amplia variedad de residuos y detritus.

“Cuando una planta tiene tanto partículas pequeñas como residuos de mayor tamaño en su agua de refrigeración o corriente de proceso, contar con un filtro automático minimiza la necesidad de hacer mantenimiento para que siga funcionando y ayuda a maximizar el tiempo de actividad en la producción. Mientras más grande sea la planta, mayores serán los beneficios”, concluyó Williams.

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN 

PAN z CON  

Nuevos Productos

 

CPKelco logo
Oterra
AllandRobert logo
            DSM Logo
             IAE
BetaVia
     Exberry logo PP
  image002  Beneo logo
   Logo BC30  Logo Wellmune
   Rousselot Peptan
     Agropur Logo
Logo Tomra
|